Lentillas: Otra forma de mirar

Las lentillas son una alternativa que si bien otorgan grandes beneficios a su vez debes tener en cuenta diversos cuidados y precauciones.

La gama de tipos de lentes de contacto es muy amplia y variada como así también tienen diferentes finalidades. En principio se pueden diferenciar entre las que cumplen la función de los anteojos, o sea, que poseen el aumento que necesita cada uno para mejorar su visión y las que se utilizan sólo para fines estéticos, como cambiar el color natural del ojo por el que siempre se quiso tener.

Pueden ser usadas, al igual que los anteojos, para disminuir distintos síntomas y problemas en la visión, como por ejemplo el astigmatismo, la miopía y la hipermetropía. Se caracterizan por ser redondos y pequeños fabricados con diversos materiales como el plástico y la silicona, como también por tener distintos grados de rigidez, por eso, pueden dividirse entre duros y blandos, dependiendo su uso del problema en la visión que uno quiere corregir.

Lentillas. hombredehoy.net

En el mismo sentido, existe una gran variedad de lentes en lo que respecta a su uso. Se encuentran los que son de uso diario, los cuales son más económicos pero tienen una vida útil corta y se deben quitar por las noches. Otro modelo es el de uso continúo, que se diferencia con el anterior ya que pueden ser utilizados cuando uno duerme y sólo se remueven para ser limpiados una vez a la semana. Por último, existen los denominados desechables, que tienen una duración de un día, una semana o un mes y son recomendados para personas que sufren una mayor sensibilidad en los ojos y para los que sufren de alergia.

A la hora de decidirte a utilizarlos debes tener en cuenta, por un lado, que las lentes de contacto no producen mareos ni distorsión de imagen, como también otorga la posibilidad de cambiar de color tus ojos, por otro lado, en la etapa de acostumbrarse suelen ser molestos y provocar irritación o escozor.

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


error: