Intimidación: Cuando la padece el hombre

Suele ser frecuente escuchar hablar sobre la violencia doméstica hacia la mujer, pero ¿qué sucede cuando la sufre el sexo masculino?

Antes de nada cabe aclarar que la violencia no puede ser aceptada en ninguna de sus formas ni hacia ningún ser con vida, ya que nadie tiene el derecho de someter al otro.

En el imaginario social esta temática es poco conocida y aceptada, sin embargo, los casos sufridos por hombres no son tan pocos como los que se cree. Al padecer algún tipo de violencia por parte de la mujer, ya sea psicológica como física, la víctima se siente humillada y no quiere reconocer lo sucedido. Por miedo a la burla o al descreimiento prefiere callar, en porcentajes mayores de lo que sucede cuando el abuso lo sufre el sexo opuesto.

Este tipo de maltrato, cuando es psicológico, suele generar una gran angustia y una depresión mayor cuando pasa a ser físico. Como en el caso de la violencia hacia las mujeres, que son amedrentadas para que no cuenten lo que están sufriendo, en la violencia doméstica hacia los hombres pasa lo mismo.

Male-Victims-Domestic-Violence

La intimidación, al ser un tema poco tratado, la difusión y conocimiento de esta problemática es muy escasa. Muchos lo consideran inexistente por lo que se hace difícil abordarlo y buscar posibles soluciones.

Sin embargo, la violencia doméstica hacia los hombres no tiene condicionantes, no importa que seas rico o pobre, heterosexual u homosexual ni joven o adulto. En el mismo sentido, al ser un problema de difícil identificación se debe estar atento a los planteos y actitudes de la pareja. Fuertes escenas de celos, paranoia, burlas, control y hasta obligación a mantener relaciones sexuales son factores a tener en cuenta para que el problema no se agrave. Si tienes la sensación de poder estar sufriendo algo similar, no dudes en hablarlo con la gente de confianza que está a tu alrededor, ellos sabrán aconsejarte muy bien.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.




error: