Exceso de trabajo: Un riesgo en aumento

En una época donde el trabajo está cada vez más volcado a la competencia y a las exigencias del mercado capitalista, la muerte por estrés laboral ya es algo posible.

En Japón, a la muerte ocasionada por el exceso de trabajo y el estrés que conlleva, se lo denomina Karoshi. Se trata de un fenómeno en constante crecimiento en Asia y que particularmente afecta a Japón por las exigencias laborales que allí se producen. A si mismo, los empleados japoneses gozan, en promedio, de sólo ocho días de vacaciones al año, desarrollando actividades en una franja horaria muy abultada. Se le suma a lo anterior, los largos viajes que comúnmente se suelen realizar desde el hogar hasta el lugar de trabajo.

Exceso de trabajo. hombredehoy.net

Los detonantes de sufrir Karoshi, se reflejan en derrames cerebrales, ataques cardíacos y respiratorios como también suicidios, causados por el agotamiento y el estrés físico y mental. Esta problemática, que nació en la década del ´70, comenzó a crecer a tal punto que en el año 1988 el gobierno japonés decidió crear el Consejo de Defensa Nacional para Víctimas del Karoshi.

Las autoridades asumen un caso de Karoshi cuando la víctima realizó al menos cien horas extras el mes anterior al ataque, considerando también los accidentes que se puedan producir como consecuencia de sufrir esta problemática.

Una posible teoría para explicar el Karoshi podría ser el empeño de las distintas empresas en aumentar su rentabilidad y competitividad utilizando para esto, contratos desiguales entre el salario y la cantidad de horas laborables, teniendo así mayor ganancia y menores gastos. Por tal motivo, es crucial el control por parte de organismos del Estado y regular las condiciones de contratación que ofrecen las compañías.

Exceso de trabajo

En lo que respecta al empleado, debe evitar ser excesivamente activo, competitivo o perfeccionista a la hora de desempeñarse en su ámbito laboral, ya que estos tipos de individuos son los más propensos a sufrir problemas físicos y mentales, entre los que se encuentran el estrés y las enfermedades cardiovasculares.

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.




error: