Empleo: ¿Que hay más aburrido que una entrevista de trabajo?

No entiendo porque demonios toda clase de empresa que requiere personal tiende a creer que la entrevista laboral es la mejor forma de hacerse a una buena base de datos para un futuro.

Tanto así que ya las cosas no son como antes cuando no era sino dirigirse a la oficina en la hora pactada con el currículo u hoja de vida en manos  y desenvolverse de la mejor manera ante el jefe de recursos humanos, quien de inmediato te diría si aplicabas o no  al cargo en cuestión.

Pues ahora las cosas han cambiado demasiado, ya que la gran demanda de empleos en relación con la poca oferta de los mismos hace que las compañías tengan la malévola posibilidad de escoger entre miles de prospectos, haciendo que una entrevista de trabajo se convierta en un verdadero infierno.

entrevista de trabajo

Todo comienza con la gran amanecida la cual es exageradamente temprano; entrevista que se respete es citada siempre en las horas de la mañana buscando que al menos una de las personas tenga un problema con la llegada y no pueda asistir; primera prueba superada. Enseguida llegas a la recepción y al cruzar la puerta te encuentras con alrededor de treinta personas más que con carpetas en mano haciendo  una larga fila, cada persona con un perfil completamente diferente al tuyo.

En un momento determinado y luego un par de horas de larga espera, por fin sale la psicóloga con un gran cantidad de cartillas que dicen psicotécnica y que marcan el comienzo de una larga estancia sentado ante una mesa construyendo figuritas que dibujados en diferentes  movimientos pretenden medir tu cordura, a tal punto que después de las ochenta preguntas, tu ya no sabes ni cómo salir de allí corriendo, pero enseguida entra de nuevo esa psicóloga que se cree maestra catedrática con otro gran montón (cantidad) de cartillas con las pruebas que ahora medirán tu inteligencia.

entrevista de trabajo

Así pasan otras dos horas llenando hojas de respuestas hasta que llegas al momento tan esperado, te llaman, sales te diriges a la oficina y está la psicóloga parada en frente de la puerta y dice: señor… su hoja de vida no aplicó!! De inmediato un grito silencioso invade tu interior y piensas odio las entrevistas, siempre es así; salimos por la misma puerta con el mejor traje del mundo y sin un empleo.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


error: