¿Convivencia o matrimonio?: Esa es la cuestión

El mundo va evolucionando, se va modernizando, las costumbres y las tradiciones mutan junto a nuevas prácticas que se van llevando a cabo en la sociedad.

Una de esas prácticas se remite a que los hombres jóvenes de hoy se están inclinando más a convivir con su pareja sin haberse casado. El matrimonio está perdiendo valor en el sentido de prioridad, surgen cuestiones o problemas que ganan el primer puesto en orden de importancia a la hora de decidir.

La sociedad califica de distintas maneras el hecho de que una pareja conviva antes de pasar por el altar. Algunos lo toman como un acto inmoral y otros entienden y aceptan las decisiones de cada uno.

Una institución que está en total desacuerdo con este tema es la iglesia. Un representante de ésta, el padre Marcelo, opina que el gran aumento de cohabitación se debe a que hoy en día, no hay un verdadero modelo matrimonial de los padres hacia los hijos, refiriéndose a la gran cantidad de divorcios. “Los padres actualmente no dan el ejemplo a sus hijos y eso influye en su futura relación”, reflexiona el sacerdote.

¿Convivencia o matrimonio? hombredehoy.net

El padre afirma que Dios es el que elige el cónyuge de una persona y la pareja se entrega mutuamente, a partir del matrimonio, para ser muy felices. Una persona, cuando se enamora de otra renuncia a todas las demás, “el amor es entrega total y el noviazgo sería prepararse bien como hombre y ella como mujer. Si se tiene un corazón limpio y las cosas claras en la mente la relación va a marchar bien”.

Con relación al matrimonio Marcelo desmiente la frase: “El matrimonio es una lotería” y opina que éste “no se da por casualidad”. Luego reflexiona: “hoy en día se prueba y el hombre no es un objeto de prueba”, refiriéndose a las parejas que prefieren saber cómo se llevan en la convivencia antes de contraer matrimonio.

El representante de la iglesia, atribuye la responsabilidad a los padres en relación al ejemplo que ellos dan sin prestar atención a que los jóvenes de hoy no tienen apuro en pasar por el altar.

Dejando de lado las leyes y la opinión de la iglesia se pueden observar los diferentes puntos de vista de distintos hombres. Un primer caso es una pareja de ancianos que lleva 51 años de casados, Julio, de 77 años aclara que para él “en una unión matrimonial hay más respeto y los hijos se crían bajo más amor. Es más sano, más lindo que un matrimonio se formalice, como una persona vieja opino eso, pero ahora los jóvenes prefieren probar antes de casarse”.

A partir de estos comentarios se puede dar cuenta de cómo fueron cambiando los tiempos y a su vez las costumbres, ya que décadas atrás no se encontraba ningún caso de convivencia.

Por otro lado, un joven matrimonio que estuvo conviviendo dos años y llevan un año de casados reflexionaron de la siguiente manera: por un lado el empleado y estudiante Gastón de 30 años “nos fuimos a vivir juntos antes de casarnos porque no teníamos acceso económico para hacer frente a los gastos de la boda”.

Ya se puede entender cómo comienza a presentarse el factor económico en las uniones de parejas, como los gastos de casamiento empiezan a jugar en contra a la hora de decidir. Las distintas opiniones y problemas varían según las edades de los novios, como se puede apreciar en el siguiente caso.

Se trata de una pareja que están viviendo juntos hace poco más de 6 meses y llevan de noviazgo 3 años. Nicolás que tiene 23 años opina: “yo vivía solo y quería estar con mi novia, por eso le dije que se venga a vivir conmigo. Igual tenemos pensado casarnos más adelante ya que ella todavía no tiene 21 años y además nos falta el dinero”.

A partir de estas declaraciones se puede entender como entran en juego otras cuestiones, además del tema de evadir responsabilidades o problemas económicos, como es el de la edad.

Cada pareja es un mundo, tiene sus propios códigos, prioridades y problemas como para preocuparse de lo que piensan los demás en relación con sus actos. Lo que una pareja quiere es estar juntos y ser felices con o sin papeles de por medio.

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


error: